8 de septiembre de 2015

Tengo miedo de...



Siempre que digo “Tengo que”, “No puedo”, “Necesito” o “Tengo miedo”, me hipnotizo creyéndome menos capaz de lo que realmente soy, “Tengo que”, me convierte en esclavo, “No puedo” y “Tengo miedo de “ me debilitan y acobardan, y “Necesito” me hace desvalido e incompleto. Siempre que digo “Elijo”, afirmo que tengo el poder de elegir, aun cuando continúo eligiendo de la misma manera que antes.


Esto es lo que nos dice John O. Stevens en su libro “El darse cuenta”, experto en Programación Neurolingüística. En este libro podemos encontrar multitud de ejercicios y experimentos en terapia gestáltica para poder practicar uno mismo o usarlo en grupos, en pareja, etc. Seguimos leyendo algo más de lo que nos comenta en su ejercicio “Tengo miedo de-Me gustaría”.

Un aspecto del crecimiento es descubrir que muchas cosas son posibles y que hay muchas alternativas para enfrentarse con el mundo y satisfacer necesidades. El verdadero problema es que la mayoría de la gente cree que no es capaz y cree que no hay alternativas. Y que estamos en contacto con nuestras creencias y desconectados de la realidad. En lugar de interactuar con la realidad y correr ciertos riesgos, nos hipnotizamos con nuestras fantasías de lo que no es posible, y con las catástrofes que pasarían si intentáramos otra cosa, etc. Tome conciencia de lo que dice y de cómo habla, y vea si puede descubrir otros modos de hipnotizarse creyendo que es menos de lo que es: menos capaz, menos sensible, menos fuerte, menos inteligente, etc.



Los siguientes enlaces nos pueden ayudar a comprender y avanzar en la gestión de nuestros miedos:



Interesante artículo con práctica incluida en redmindfulness.


Artículos sobre el miedo en Nationalgeographic y en el Correo.


ACTIVIDAD 10



Os dejo la actividad que propone John O. Stevens en la página 103 de su libro “el darse cuenta”.

Comience a intercambiar frases con su compañero que comiencen con las palabras “Tengo miedo de…”. Dedique cinco minutos aproximadamente para hacer una larga lista de cosas que teme intentar…

Vuelva sobre todas esas frases y reemplace el “Tengo miedo de…” por “Me gustaría…”, alternando con su compañero en la formulación de las mismas. Diga exactamente lo que dijo antes, salvo en tal  modificación, y luego dese tiempo para tomar conciencia de cómo se sintió diciendo cada frase. ¿Qué es lo que lo atrae hacia ese riesgo y cuál es la ganancia posible?

Quiero que se dé cuenta de que muchos de sus miedos ocultan la satisfacción de importantes deseos. Luego repita la frase que comienza con  “Me gustaría…” y agréguele cualquier frase que se le ocurra. Emplee unos cinco minutos para hacerlo…


Ahora emplee algunos minutos en contar a su compañero qué vivenció haciendo el ejercicio. ¿se dio cuenta de algunos de los deseos y ganancias posibles que sus miedos le impiden lograr?...¿De qué otra cosa se dio cuenta?..

No hay comentarios:

Publicar un comentario