15 de febrero de 2014

El Proceso de Convertirse en Persona

Me emociona cada vez que releo “El Proceso de Convertirse en Persona” de Carl Rogers. Recuerdo como después de la intensa y transformadora relación con el Grupo de Terriente, llegó a mis manos este libro. Al leerlo, pronto me di cuenta que las enseñanzas de Rogers estaban en total sintonía con lo que yo había experimentado con el Grupo de Terriente y que las condiciones, de las que habla el libro, necesarias para la transformación personal, eran las que habían permitido mi propia transformación.

Para la actividad de hoy, nos vamos a centrar en una de sus enseñanzas y en posteriores artículos seguiremos profundizando en otras de las enseñanzas significativas que nos transmite Carl Rogers en este libro y que aprendió en las miles de horas que empleó trabajando en contacto íntimo con sus pacientes.


“En mi relación con las personas he aprendido que, en definitiva, no me resulta beneficioso comportarme como si yo fuera distinto de lo que soy”. Carl Rogers

Así, en general, en mis relaciones personales no va a ser beneficioso para mí, ni para la otra persona, mostrarme tranquil@ cuando en realidad estoy enojad@, aparentar que conozco las respuestas cuando en verdad las ignoro o mostrarme feliz y pletóric@ cuando en realidad estoy triste.

Si estoy en una fiesta en la que me estoy aburriendo y al terminar le digo al anfitrión o anfitriona que he disfrutado mucho, ese comportamiento me va a complicar la relación conmigo mism@ y con la otra persona.

Muchos de los contactos con los otros son superficiales y deshonestos, fingimos las emociones, lo que
Autor
decimos no se corresponde con lo que sentimos, así estamos siendo falsos. Nos ocultamos detrás de un comportamiento artificial y la otra persona se da cuenta, observa incoherencia. De esta forma las relaciones no son reales, no se corresponden con la realidad, sino con una determinada imagen que estamos intentando dar de nosotr@s mism@s. El contacto con el otr@ no puede ser auténtico, es un contacto muy superficial que realmente no me satisface.

A menudo el contenido de lo que decimos es irrelevante, el mensaje real , la expresión honesta y sincera, se encuentra en lo que se expresa con el cuerpo, la voz, el tono, velocidad, las vacilaciones, el nerviosismo en las manos, la mirada, etc.

ACTIVIDAD 3:

La actividad que te propongo en relación al tema tratado es que durante los próximos 3 días te des cuenta de cuando te estás comportando en tus relaciones como si fueras distint@ de lo que eres en ese momento.

Por ejemplo: sonríes complacid@ a tu compañer@ de trabajo cuando te dice algo que en realidad te está molestando, te muestras frí@ y distante con una persona cuando por dentro estás deseando abrazarla. Alguien te pregunta que como te sientes ante algo que ha ocurrido y tú le dices que bien, cuando en realidad estás muy enfadad@, etc.

En esta actividad sé honest@ contigo mism@ a la hora de observar y busca aceptar lo que ves, sin rechazarlo, ni juzgarlo, ni siquiera intentes cambiarlo por ahora, sólo observa y date cuenta de cuando lo que intentas comunicar es diferente a la realidad, a lo que realmente piensas, sientes, etc. Puedes escribir en un diario de lo que te das cuenta, sentimientos, sensaciones, etc.

Disfruta de la experiencia y puedes dejar algún comentario de como te ha ido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario